Los trastornos de las articulaciones y de los músculos temporomandibulares (ATM)

Back to top

Aspectos generales

Los trastornos de las articulaciones y de los músculos temporomandibulares, con frecuencia llamados trastornos de la ATM (o TMJ, por su sigla en inglés), son un grupo de afecciones que causan dolor y disfunción en la articulación mandibular y en los músculos que controlan el movimiento de la mandíbula.

Los investigadores generalmente están de acuerdo en que estos trastornos se dividen en tres categorías principales:

  1. El dolor miofascial implica molestias o dolor en los músculos que controlan la función de la mandíbula.
  2. El desarreglo interno de la articulación se relaciona a un disco desplazado, a una dislocación de la mandíbula o a una lesión del cóndilo.
  3. La artritis se refiere a un grupo de trastornos degenerativos o inflamatorios de las articulaciones que puede afectar a la articulación temporomandibular.

Es posible tener más de uno de estos trastornos al mismo tiempo.

Algunos cálculos indican que los trastornos de la ATM afectan a más de 10 millones de estadounidenses. Estos trastornos parecen ser más frecuentes en las mujeres que en los hombres.

Back to top

Causas

El traumatismo a la mandíbula o a la articulación temporomandibular tiene un papel en algunos trastornos de la ATM, pero en la mayoría de los casos, la causa exacta del trastorno no está clara. Para muchas personas, los síntomas parecen comenzar sin una razón obvia.

Ya que los trastornos de la ATM ocurren con más frecuencia en las mujeres que en los hombres, los científicos exploran el posible vínculo entre las hormonas femeninas y los trastornos de la ATM.

Back to top

Síntomas

Hay varios síntomas que pueden estar relacionados con los trastornos de la ATM. El síntoma más frecuente es el dolor en los músculos de la masticación o en la articulación de la mandíbula. Otros síntomas incluyen:

  • dolor que irradia a la cara, a la mandíbula o al cuello;
  • rigidez en los músculos de la mandíbula;
  • movimiento limitado o “bloqueo” de la mandíbula (cuando la mandíbula queda trabada);
  • ruidos tales como chasquidos, tronidos o chillidos acompañados de dolor en la articulación mandibular al abrir o cerrar la boca;
  • un cambio en la forma en la que los dientes superiores e inferiores encajan entre sí.
Back to top

Diagnóstico

En la actualidad no hay ninguna prueba estándar que sea ampliamente aceptada para diagnosticar de forma correcta los trastornos de la ATM. Ya que las causas y lo síntomas exactos no están claros, puede ser difícil y confuso identificar estos trastornos.

El médico tomará nota de los síntomas, obtendrá una historia médica detallada y examinará las áreas problemáticas, incluso la cabeza, el cuello, la cara y la mandíbula para determinar si le causan dolor, o si hay chasquidos, tronidos o dificultad al moverlos. El médico también puede recomendar hacer estudios de imágenes, como radiografías.

Quizá usted quiera preguntarle a su médico sobre otras posibles causas del dolor. El dolor facial puede ser un síntoma de muchos otros trastornos, como las infecciones de los senos paranasales (sinusitis) o del oído, varios tipos de dolores de cabeza y neuralgias faciales (dolor relacionado con los nervios faciales). Descartar estos problemas primero ayuda a identificar los trastornos de la ATM.

Back to top

Tratamiento

Ya que es necesario hacer más estudios sobre la seguridad y la efectividad de la mayoría de los tratamientos para los trastornos de la articulación y de los músculos mandibulares, los expertos recomiendan que se usen los tratamientos más conservadores y reversibles posibles. Los tratamientos conservadores no invaden los tejidos de la cara, la mandíbula o la articulación ni requieren cirugía. Los tratamientos reversibles no causan cambios permanentes en la estructura o la posición de la mandíbula o de los dientes. Incluso cuando los trastornos de la ATM son persistentes, la mayoría de los pacientes no necesita tratamientos agresivos.

Tratamientos conservadores

Ya que los problemas más frecuentes de la articulación y de los músculos mandibulares son transitorios y no empeoran, es posible que un tratamiento sencillo sea suficiente para aliviar el malestar. Se puede obtener alivio con el uso a corto plazo de medicamentos para el dolor o de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos o AINE que no requieren receta médica, como el ibuprofeno, o con el uso de una férula de estabilización o protector de la mordida, que se encaja en los dientes superiores o inferiores. Si se le recomienda una férula de estabilización, esta debe utilizarse solo por un corto tiempo y no debe causar cambios permanentes en la mordida. Los estudios sobre su efectividad para aliviar el dolor no han sido concluyentes.

Tratamientos irreversibles

Los tratamientos quirúrgicos son controvertidos, a menudo irreversibles, y deben evitarse siempre que sea posible. No ha habido estudios clínicos a largo plazo para analizar la seguridad y la efectividad de los tratamientos quirúrgicos para los trastornos de la ATM. Además, el reemplazo quirúrgico de las articulaciones mandibulares por implantes artificiales puede causar dolor intenso y daño permanente a la mandíbula. Es posible que algunos de estos aparatos no funcionen de forma correcta o que con el tiempo se puedan romper en la mandíbula.

Back to top

Consejos útiles

Los siguientes hábitos de cuidado personal pueden ayudar a aliviar los síntomas de los trastornos de la ATM:

  • comer alimentos blandos;
  • aplicar bolsas de hielo;
  • evitar los movimientos extremos de la mandíbula, como bostezar con la boca muy abierta, cantar fuertemente y masticar goma de mascar;
  • aprender técnicas de relajamiento y disminución de estrés;
  • practicar estiramientos suaves de la mandíbula y ejercicios de relajamiento que pueden ayudar a aumentar el movimiento de la mandíbula. Su proveedor de atención médica o terapeuta físico puede recomendarle ejercicios, si son lo indicado para su situación particular.
Back to top

Recursos adicionales

Back to top

Publicaciones relacionadas

Back to top
Última revisión
April 2018