El labio leporino y el paladar hendido

Back to top

Aspectos generales

El labio leporino o el paladar hendido son los defectos de nacimiento más comunes. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) calculan que en los Estados Unidos nacen cada año cerca de 2,650 bebés con el paladar hendido y 4,440 bebés nacen con labio leporino acompañado de paladar hendido o sin este.

Normalmente, en los primeros días en que el bebé se está desarrollando en el vientre hay una separación (llamada hendidura) entre el lado derecho y el lado izquierdo del labio y la parte superior de la boca (que se conoce como el paladar). En algún momento entre las semanas 6 y 11 del embarazo, esta separación se une para formar los labios y la boca. Si el tejido no se une, puede causar que se presente el labio leporino o el paladar hendido.  

La abertura del labio leporino puede ser una fisura pequeña o una división grande que se extienda desde el labio hasta la nariz. La hendidura puede presentarse en un solo lado, en ambos lados o en medio de los labios. La abertura del paladar hendido puede afectar la parte de adelante, de atrás, o ambas partes del paladar.

Un bebé puede nacer con labio leporino o paladar hendido solamente, pero algunos bebés nacen con ambos.

Los niños con labio leporino o paladar hendido pueden tener problemas para comer y respirar. Esto va a depender del tamaño de las aberturas. A medida que crecen, también pueden tener retrasos del habla y del lenguaje. Los niños que tienen labio leporino o paladar hendido también son más propensos a tener infecciones del oído, pérdida de la audición o problemas de los dientes.

Back to top

Causas 

Las investigaciones más recientes indican que entre las causas del labio leporino o el paladar hendido se encuentran:

  • Los genes. Un defecto genético heredado de uno o ambos padres impide que los labios y la boca se unan durante el desarrollo del bebé en el vientre.
  • Los síndromes genéticos. Un síndrome genético es una enfermedad que tiene más de un síntoma o defecto. La causa puede ser un solo gen o varios genes. El labio leporino o el paladar hendido se presentan en más de 400 síndromes, incluso el síndrome de Waardenburg, el síndrome de Pierre Robin y el síndrome de Down. Alrededor del 30 por ciento de los defectos de hendidura están relacionados con un síndrome genético. 
  • La salud y el medio ambiente. Si la madre tiene un estado de salud pobre durante la etapa temprana del embarazo, o si consume bebidas alcohólicas, fuma cigarrillos o toma ciertos medicamentos anti-epilépticos, puede aumentar el riesgo de que el bebé tenga labio leporino o paladar hendido. 
Back to top

Diagnóstico

El labio leporino se puede diagnosticar en el embarazo durante una ecografía de rutina. Por lo general, se puede ver durante el primer examen del bebé, aunque algunos tipos de paladares hendidos no se pueden ver de manera fácil y quizás no se diagnostiquen hasta más adelante.

Back to top

Tratamiento  

El tratamiento para niños con labio leporino o paladar hendido depende del tamaño de la hendidura, la edad y las necesidades del niño, y si hay otros problemas relacionados con un síndrome genético. Con frecuencia se refiere al niño con labio leporino o paladar hendido a un equipo de expertos que podría incluir un otorrinolaringólogo (médico especialista en el oído, la nariz y la garganta), un cirujano plástico, un cirujano oral, un patólogo del habla, un dentista pediátrico, un ortodoncista, un audiólogo, un pediatra, un nutricionista, y un psicólogo o trabajador social. Ya que el labio leporino y el paladar hendido con frecuencia se presentan como parte de síndromes genéticos, se recomienda un examen médico detallado y consejería genética para el niño y los padres para averiguar si los hijos que pudieran tener en el futuro podrían verse afectados.

La cirugía se utiliza con frecuencia para cerrar el labio y el paladar. Por lo general, la cirugía de labio leporino se hace antes de que el niño cumpla el primer año, y la cirugía de paladar hendido se hace antes de que el niño cumpla los 18 meses. Si se presentan otros problemas según el niño crece, podría necesitar otras cirugías, cuidado dental y ortodoncia, y terapia del habla. Si se les da tratamiento, la mayoría de los niños con labio leporino o paladar hendido tiene buenos resultados y lleva una vida saludable.

Back to top

Consejos útiles

  • Pida consejos, sobre todo si su bebé presenta problemas al lactarlo o si tiene dificultad para tomar de un biberón. Hay muchas maneras de superar los problemas con la alimentación.
  • Haga preguntas. Hable con las personas que están tratando a su bebé y pídales que le expliquen lo que no entienda.
  • Pida apoyo de sus familiares, sus amigos y de otros padres de niños con labio leporino y paladar hendido.
Back to top

Recursos adicionales

Back to top
Última revisión
julio 2018