Los opioides

Back to top

Aspectos generales

Los opioides son un tipo de medicamento que se usa para aliviar el dolor. Requieren una receta del dentista o médico, e incluyen medicamentos como la hidrocodona, la oxicodona, la morfina y la codeína. Los opioides también incluyen drogas ilegales como la heroína.

Los dentistas pueden recetar medicamentos, incluso los opioides, para aliviar el dolor que pueden causar algunos procedimientos dentales, como la extracción de dientes, la cirugía de las encías u otro tipo de cirugía dental, o la colocación de implantes dentales. Los opioides que se recetan con frecuencia para el alivio del dolor dental incluyen la hidrocodona (Vicodin®), la oxicodona (Percocet® u OxyContin®) y el acetaminofeno con codeína (Tylenol® No. 3 y Tylenol® No. 4).

Estos tipos de medicamentos son en general seguros si se usan durante un periodo corto, según los haya recetado un profesional de la salud, para aliviar el dolor oral a corto plazo que pueden producir las lesiones o algunos procedimientos dentales. Sin embargo, el uso de este tipo de medicamentos durante un periodo más largo y en una dosis más alta que la recetada lo pone a riesgo de volverse dependiente de los opioides. Y el uso indebido de los opioides puede llevar a la adicción, la sobredosis o la muerte.

Es importante saber que hay medicamentos que no requieren receta médica y que no son opioides, como el acetaminofeno (Tylenol®) y los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) como el ibuprofeno (Advil®, Motrin®), que pueden ser igual de efectivos para controlar la mayoría de los dolores dentales.

Back to top

Consejos útiles

Asegúrese de hablar con el dentista sobre cómo controlar el dolor después de un procedimiento dental:

  • Pregúntele al dentista si, además de los opioides, hay otras formas de aliviar el dolor.
  • Si el dentista le receta un analgésico opioide, usted debe:
    • informar al dentista sobre cualquier otro medicamento que esté tomando, y también si usted o sus familiares han tenido algún problema con el abuso de sustancias, como el alcohol, los medicamentos recetados o las drogas ilegales;
    • preguntar sobre los riesgos de tomar el medicamento;
    • preguntar cómo tomar el medicamento y por cuánto tiempo debe tomarlo;
    • asegurarse de tomar el medicamento siguiendo las indicaciones que recibió;
    • evitar por completo consumir alcohol cuando esté tomando un medicamento opioide;
    • guardar el medicamento en un lugar seguro fuera de la vista y del alcance de los niños, preferiblemente en un armario cerrado con llave.

Deseche cualquier medicamento que no haya usado o que esté vencido tan pronto como sea posible. La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. da instrucciones sobre cómo desechar cualquier medicamento no utilizado. Vea la sección de Recursos adicionales.

Back to top

Recursos adicionales

Back to top
Última revisión
julio 2018