La saliva y los trastornos de las glándulas salivales

Back to top

Aspectos generales

Las glándulas salivales se encuentran en la boca. Hay tres pares de glándulas salivales grandes. Las glándulas parótidas se encuentran al frente y justo debajo de cada oreja. Las glándulas submandibulares están debajo de la mandíbula. Las glándulas sublinguales están debajo de la lengua. También hay centenares de glándulas más pequeñas. Estas glándulas producen la saliva y la secretan en la boca a través de aberturas llamadas conductos. La saliva humedece los alimentos, lo que ayuda a masticarlos, a tragarlos y a digerirlos. La saliva también mantiene la boca limpia y sana, porque contiene anticuerpos que matan los gérmenes.

Si las glándulas salivales se dañan o no producen suficiente saliva, se puede afectar el gusto, hacerse más difícil masticar y tragar, y puede aumentar el riesgo de caries, pérdida de dientes e infecciones en la boca.

Back to top

Causas

Obstrucción: los cálculos pequeños que se forman en los conductos salivales pueden obstruir el flujo de la saliva. La glándula puede inflamarse, causar dolor e infectarse. Si hay pequeños estrechamientos o giros en el sistema de conductos de las glándulas salivales grandes, estos también pueden disminuir el flujo salival.

Infección: cuando la saliva se acumula detrás de una obstrucción en un conducto, la glándula puede infectarse. La infección de los nódulos linfáticos asociada a una irritación en la garganta o a un resfriado puede también causar una infección secundaria en las glándulas salivales.

Tumores: por lo general, los tumores se manifiestan como crecimientos que no causan dolor en una de las glándulas salivales. Los tumores malignos (cancerosos) con frecuencia crecen de forma rápida, pueden o no causar dolor, y pueden causar pérdida de movimiento en el lado afectado de la cara.

Otros trastornos: las enfermedades como el VIH/sida y los trastornos autoinmunes como el síndrome de Sjögren y la artritis reumatoide pueden hacer que las glándulas salivales se inflamen y causen dolor. La diabetes también puede causar agrandamiento de las glándulas salivales. Los alcohólicos pueden tener inflamación de las glándulas salivales, por lo general en ambos lados.

Back to top

Síntomas

Los problemas de las glándulas salivales pueden hacer que se irriten y se inflamen. Usted puede tener síntomas como:

  • un mal sabor en la boca;
  • dificultad para abrir la boca;
  • sequedad bucal;
  • dolor en la cara o en la boca;
  • inflamación en la cara o el cuello, o debajo de la lengua.
Back to top

Diagnóstico

El médico se basa en su historia médica, el examen físico y las pruebas de laboratorio para diagnosticar un trastorno salival.

Si el médico sospecha que el dolor y la inflamación son el resultado de una obstrucción en una de las glándulas, puede mandarle a hacer radiografías o una ecografía para identificar donde está la obstrucción y qué podría estar causándola.

Si se encuentra una masa en la glándula salival, el médico le sugerirá que se haga una tomografía computarizada (CT, por su sigla en inglés) o una resonancia magnética (MRI, por su sigla en inglés) para visualizar mejor el problema. El médico podría también hacer una biopsia por aspiración con aguja fina para investigar más a fondo. Tal vez sea necesario una biopsia de las glándulas salivales menores del labio para identificar ciertas enfermedades autoinmunes, como el síndrome de Sjögren.

Back to top

Tratamiento

Los trastornos salivales se tratan según lo que los esté causando, mediante tratamientos médicos o quirúrgicos. Si el trastorno se debe a una enfermedad sistémica (las enfermedades que afectan todo el cuerpo) entonces primero se trata ese problema. Esto podría requerir una consulta con un especialista. Si el problema se debe a la obstrucción de una glándula salival, el médico podría usar un anestésico local para adormecer la zona, colocar una sonda y dilatar el conducto para extraer el cálculo que lo obstruye.

Si se ha formado un tumor dentro de la glándula salival, el médico podría recomendar extraerlo. Tal vez lo refieran a un otorrinolaringólogo (un médico especialista en los oídos, la nariz y la garganta) para que le haga una cirugía. La mayoría de los tumores en la zona de las glándulas parótidas son benignos (no cancerosos). Si el tumor es canceroso, se extraerá por medio de una cirugía y luego se tratará la zona con radioterapia.

Back to top

Consejos útiles

La extracción de una glándula salival no afecta la producción general de saliva, pero la radioterapia a menudo causa resequedad en la boca, lo que puede aumentar el riesgo de caries e infecciones en la boca. A continuación, algunos consejos para mantener la boca húmeda:

  • Tome mucho líquido durante el día y lleve una botella con agua a donde vaya.
  • Mantenga la boca limpia. Enjuáguese la boca con agua sola antes de las comidas y después de estas y cepíllese los dientes después de las comidas.
  • Evite los alimentos que se pegan al paladar, como la mantequilla de maní (cacahuate) o el pan blando.
  • Coma bocados pequeños y mastique bien los alimentos.
  • Chupe dulces duros (caramelos) sin azúcar o mastique goma de mascar sin azúcar para estimular la saliva.
  • Evite los enjuagues bucales comerciales, las bebidas alcohólicas y ácidas, y el tabaco.
  • Use sustitutos de saliva que se consiguen sin receta médica para humedecer la boca.
Back to top

Recursos adicionales

Back to top

Publicaciones relacionadas

Back to top
Última revisión
April 2018