El síndrome de la boca ardiente

Back to top

Aspectos generales

El síndrome de la boca ardiente es un trastorno doloroso y complejo que a menudo se describe como una sensación de ardor, escozor u hormigueo en la boca que puede ocurrir todos los días durante meses o por más tiempo. El dolor puede estar acompañado de sequedad bucal o un sabor alterado en la boca.

El síndrome de la boca ardiente ocurre con más frecuencia en los adultos mayores de 60 años. Se calcula que es unas cinco veces más frecuente en las mujeres que en los hombres.

Los médicos y los dentistas no tienen una prueba específica para el síndrome de la boca ardiente, lo que lo hace difícil de diagnosticar. Tampoco hay un tratamiento específico que funcione para todo el mundo. Sin embargo, el médico puede recetarle medicamentos para ayudar a controlar el dolor, la sequedad en la boca u otros síntomas.

Back to top

Causas

Síndrome de la boca ardiente primario. Si el síndrome de la boca ardiente no es causado por un problema médico subyacente, se le llama primario. Los expertos creen que el síndrome de la boca ardiente primario es causado por daño a los nervios que controlan el dolor y el gusto.

Síndrome de la boca ardiente secundario. Si el síndrome de la boca ardiente es causado por un problema médico subyacente, se le llama secundario. Tratar el problema médico debe aliviar los síntomas. Las causas frecuentes del síndrome de la boca ardiente secundario pueden incluir:

  • cambios hormonales (como los asociados con la menopausia o la enfermedad de la tiroides);
  • trastornos metabólicos como la diabetes;
  • alergias a productos dentales, a materiales dentales (a menudo metales) o a alimentos;
  • boca seca, que puede ser causada por trastornos (como el síndrome de Sjögren) y por tratamientos (como ciertos medicamentos y la radioterapia);
  • medicamentos como los que reducen la presión arterial;
  • carencias nutricionales, como una concentración baja de vitamina B12 o de hierro;
  • infecciones en la boca, como una infección por hongo;
  • reflujo ácido.
Back to top

Síntomas

El síntoma principal del síndrome de la boca ardiente es un dolor que puede sentirse como ardor, escozor u hormigueo en la boca. También puede sentirse como adormecimiento. Otros síntomas podrían ser sequedad o sabor alterado en la boca.

El síndrome de la boca ardiente por lo general afecta la lengua, pero el dolor también puede sentirse en los labios, el paladar o en toda la boca.

El dolor asociado al síndrome de la boca ardiente puede durar mucho tiempo. Algunas personas sienten dolor constante todos los días. Para otras, el dolor aumenta a lo largo del día. Para muchas personas, el dolor se reduce al comer o beber.

Back to top

Diagnóstico

El síndrome de la boca ardiente es difícil de diagnosticar. No es algo que el médico o dentista pueda observar al examinar al paciente. Es posible que el dentista o médico lo refiera a un especialista. Los especialistas que diagnostican el síndrome de la boca ardiente incluyen a dentistas que se especializan en medicina o cirugía oral. Los otorrinolaringólogos (especialistas en los oídos, la nariz y la garganta), los gastroenterólogos, los dermatólogos o los neurólogos también podrían diagnosticar este trastorno.

Para diagnosticar el síndrome de la boca ardiente, el dentista o médico revisará su historia médica y le examinará la boca. Puede ser necesario hacerle otras pruebas, tales como:

  • análisis de sangre para ver si hay problemas médicos subyacentes,
  • pruebas con hisopo bucal,
  • pruebas de alergias,
  • prueba de flujo salival,
  • biopsia de tejido,
  • pruebas de imágenes.
Back to top

Tratamiento

El síndrome de la boca ardiente es un trastorno de dolor complejo. El tratamiento que funciona para una persona puede no funcionar para otra. El dentista o el médico puede recetarle medicamentos para ayudar a controlar el dolor, la sequedad en la boca u otros síntomas.

Los síntomas del síndrome de la boca ardiente secundario pueden desaparecer cuando se trata el problema médico subyacente, como la diabetes o una infección oral. Si un medicamento es la causa del problema, un médico puede cambiarlo por un medicamento diferente.

Back to top

Consejos útiles

Para ayudar a aliviar el dolor, tome una bebida fría, chupe trozos de hielo o mastique goma de mascar sin azúcar.

Evite las cosas que pueden irritar la boca, tales como:

  • el tabaco,
  • los alimentos calientes y picantes,
  • las bebidas alcohólicas,
  • el enjuague bucal con alcohol,
  • los productos con alto contenido de ácido, como frutas y jugos cítricos.

Pregúntele al dentista y al médico sobre otros consejos útiles.

Back to top
Última revisión
April 2018