Los trastornos del gusto

Back to top

Aspectos generales

Los problemas con el sentido del gusto pueden tener un gran impacto en la vida. El gusto estimula el deseo de comer y, por lo tanto, tiene un papel clave en la nutrición. El sentido del gusto también ayuda a mantenernos sanos al ayudarnos a detectar alimentos o bebidas en mal estado.

Los científicos han establecido que hay cinco sabores distintos que contribuyen a nuestro sentido del gusto: dulce, agrio (ácido), amargo y salado (“salado” se refiere en este caso a dos sabores distintos: el sabor de alimentos con sal y el sabor de alimentos condimentados).

Estos sabores, más las sensaciones de calor, frío y textura, se combinan dentro de la boca para darnos el sentido del gusto. El sentido del olfato también contribuye a la percepción del gusto. De hecho, los sentidos del gusto y del olfato están relacionados de manera tan estrecha que la mayoría de las personas que van al médico porque piensan que han perdido el sentido del gusto se sorprenden al descubrir que han perdido el sentido del olfato.

Perder el sentido del gusto puede incluso afectar la salud. Por ejemplo, si su sentido del gusto se deteriora, puede cambiar sus hábitos de alimentación al agregar demasiada azúcar o sal a los alimentos para tratar de mejorar el sabor. También puede comer demasiado o muy poco.

Back to top

Causas

Algunas personas nacen con trastornos del gusto, pero en la mayoría de los casos inician después de una lesión o enfermedad. Entre las causas de los problemas del gusto se encuentran:

  • infecciones de las vías respiratorias superiores y del oído medio;
  • radioterapia para cánceres de la cabeza y el cuello;
  • exposición a productos químicos, como los insecticidas y algunos medicamentos, incluidos los antibióticos y los antihistamínicos;
  • lesión de la cabeza;
  • cirugía en el oído, la nariz o la garganta (como cirugía del oído medio) o la extracción del tercer molar (muela cordal);
  • mala higiene bucal y problemas dentales.
Back to top

Síntomas

Los trastornos del gusto incluyen:

  • La disgeusia, un trastorno en el que hay un mal sabor persistente en la boca. Dicho sabor puede ser salado, rancio o metálico. La disgeusia a veces está acompañada del síndrome de la boca ardiente, que se caracteriza por presentar una sensación de dolor y ardor en la boca.
  • La hipogeusia, un trastorno en el que la capacidad gustativa se reduce.
  • La ageusia, un trastorno en el que la persona pierde por completo el gusto.
Back to top

Diagnóstico

Los trastornos del gusto los diagnostica un otorrinolaringólogo (un médico que se especializa en los trastornos del oído, la nariz y la garganta). Este especialista determina la gravedad del trastorno del gusto con una prueba especial de sabor que mide la concentración más baja de una característica de sabor que usted pueda detectar y reconocer. Se le puede pedir que pruebe una sustancia, la escupa y luego describa el sabor. Otro tipo de prueba de sabor utiliza químicos aplicados directamente a la lengua. También se le puede pedir que compare los sabores de diferentes sustancias o que describa las diferencias entre distintas concentraciones de características de sabor. El médico también le examinará los oídos, la nariz y la garganta, y le preguntará sobre su historia médica y sus hábitos de higiene oral.

Back to top

Tratamiento

El tratamiento dependerá de lo que esté causando el trastorno del gusto. Si la causa es un medicamento, el médico le pedirá que deje de tomar el medicamento o lo cambiará a otro parecido que no afecte tanto su sentido del gusto.

Si la causa es una enfermedad, el médico la tratará o lo referirá a otro médico que pueda hacerlo. A menudo, tratar el problema médico eliminará el trastorno del gusto. Por ejemplo, si ha perdido el sentido del gusto debido a infecciones respiratorias o alergias, debe recuperar el gusto cuando estos problemas se resuelvan.

Algunas personas que presentan un trastorno del gusto recuperarán el sentido del gusto de forma espontánea, sin ningún tratamiento.

Back to top

Consejos útiles

Si pierde parte o todo el sentido del gusto, a continuación, le damos algunos consejos que puede seguir para que la comida sepa mejor:

  • Prepare alimentos con una variedad de colores y texturas.
  • Use hierbas aromáticas y especias para realzar el sabor.
  • Hable con el médico o con un nutricionista para identificar los condimentos que puede agregar a su dieta para mejorar el sabor de la comida.
  • Evite platos que combinen diferentes alimentos, como los guisos, que pueden ocultar sabores individuales y diluirlos.
Back to top

Recursos adicionales

  • Trastornos del gusto
    Una hoja informativa del Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación (NIDCD, por su sigla en inglés). Responde preguntas tales como ¿qué causa los trastornos del gusto?, ¿cómo se diagnostican los trastornos del gusto? y ¿pueden tratarse los trastornos del gusto?
  • MedlinePlus en español: Trastornos del gusto y del olfato
    Recopilación de enlaces de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos a organizaciones gubernamentales, profesionales y sin fines de lucro o voluntarias con información sobre los trastornos del gusto y el olfato.
Back to top
Última revisión
April 2018